Tres fondos de alto riesgo ofrecieron inversiones por US$ 60.000 millones para dolarizar la Argentina

Tal y como lo había anticipado y prometido el candidato liberal Javier Milei, existe un gran interés en el exterior por el proceso de dolarización de Argentina y sus implicancias. Al día de la fecha, un total de 3 fondos de inversión de alto riesgo habrían dado el visto bueno para desembolsar hasta 60.000 millones de dólares en el proceso de dolarización del país.

Esto involucra un canje entre el Banco Central y las entidades involucradas, mediante el cual los Adelantos Transitorios y Letras Intransferibles se cambiarían por nuevos bonos emitidos bajo ley extranjera.

El objetivo de este canje es la creación de lo que los economistas Emilio Ocampo y Nicolás Cachanosky denominaron como “Fondo de Estabilización Monetaria (FEM)”, en conjunto con los pasivos que tiene el BCRA (la deuda remunerada que genera el déficit cuasi-fiscal).

Se busca crear un fideicomiso establecido en Estados Unidos bajo una legislación segura y no dependiente de los vaivenes políticos de la Argentina. Incluso el Estado podría capitalizaría este fondo, por ejemplo con los recursos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) o ciertos ingresos fiscales a modo de garantía como las retenciones a la exportación.

A estos efectos, trascendió que un primer fondo estaría dispuesto a desembolsar un paquete por US$ 30.000 millones para el rescate de las Leliq contra los títulos del Banco Central. Un fondo de inversión adicional proporcionaría otros US$ 20.000 millones a la misma operación, y finalmente un tercero ofrecería US$ 10.000 millones.

En total, se llega a una suma de 60.000 millones de dólares para lanzar un plan de estabilización que erradicaría definitivamente la inflación de la Argentina. Los dólares para poder emprender el proceso están disponibles, y la operación es factible de realizar en el tiempo prometido por Milei.

Los economistas de Juntos por el Cambio se mostraron reiteradamente alarmados por la dolarización y denunciaron que jamás se podrían conseguir los dólares, ya que los títulos en el Banco Central tendrían un valor de “cero”. Este fue el diagnóstico publicitado por el economista Carlos Melconian, la cabeza del equipo económico de la candidata Patricia Bullrich.

La realidad refutó todas las mentiras de Melconian y su equipo: que la dolarización no era factible por falta de dólares y que los títulos del BCRA no podrían ser canjeados. Ambas cosas se pueden hacer, y existen actores interesados en las operaciones.

Frente a este nuevo fracaso, el espacio de Juntos por el Cambio se queda sin excusas y ahora pretende chantajear directamente al electorado, comprometiéndose a boicotear enérgicamente el proyecto desde el Congreso en caso de que Javier Milei gane las próximas elecciones.