Un fiscal apelará el polémico fallo que cerró la causa del puntero del PJ que robaba tarjetas de crédito

La Fiscalía General de La Plata planea recurrir a la Corte Suprema de Justicia para revertir el controvertido fallo de una Cámara penal que ordenó la liberación de Julio “Chocolate” Rigau, y que colapsó la investigación sobre el presunto retiro de fondos de 48 tarjetas de débito pertenecientes a empleados de la Cámara de Diputados.

El fiscal General, Héctor Vogliolo, confirmó que en los próximos días analizará todo el expediente que instruyó la fiscal Betina Lacki y presentará una apelación ante la Corte Suprema de Justicia para revocar la decisión de liberar a “Chocolate” Rigau. 

Rigau había sido arrestado el 9 de septiembre, mientras retiraba dinero de las tarjetas de débito en un banco de La Plata, y se lo acusó de estafas reiteradas. En ese entonces, la investigación buscaba determinar si existía una asociación ilícita para defraudar al Estado ya que, el influyente líder peronista, manejaba al menos 27,5 millones de pesos mensuales y recaudaba fondos significativos.

El puntero del PJ estuvo 12 días preso hasta que los jueces Juan Benavides y Alejandro Villordo dictaminaron su liberación al considerar que la policía no tenía facultades para detenerlo ya que “retirar dinero de un cajero no es delito”. En este sentido, el fallo de la Sala III de Apelaciones generó una gran controversia en el sistema judicial, y algunos jueces y funcionarios han expresado su preocupación por posibles presiones políticas que pudieron haber influido en la decisión. 

“Hay mucho descontento en el fuero con esta determinación porque es muy obvio que hubo presiones. Y afecta a todos por igual. Quedamos muy expuestos ante la opinión pública”, manifestó, en diálogo con Clarín, un juez que comparte el edificio con Benavides y Villordo.

Según coincidieron fuentes judiciales, en las últimas dos semanas hubo persistentes llamados de sectores políticos del oficialismo, y otros sectores, dirigidos hacia el Palacio donde funciona el fuero penal, para “pisar” la causa por los plásticos de Diputados.

En este contexto, el caso de “Chocolate” Rigau se ha convertido en un símbolo de la necesidad de mantener la independencia y la transparencia en el sistema judicial. Será la decisión de alguna de las cuatro salas de Casación la que deberá resolver si la causa vuelve a la mesa de evaluación jurídica o si se mantiene el dictamen vigente.