El papa Francisco condenó la corrupción y la hipocresía, en medio del escándalo por las fotos de Insaurralde

El papa Francisco cuestionó este domingo a la “corrupción” y la “hipocresía” durante el tradicional Ángelus en El Vaticano. El mensaje coincide con el escándalo que tuvo como protagonista a Martín Insaurralde, quien debió renunciar a su cargo de jefe de Gabinete de la Provincia luego de que se revelara un viaje lujoso en yate a Marbella con la modelo Sofía Clerici.

“Para el pecador siempre hay esperanza de redención; para el corrupto, en cambio, es mucho más difícil. Su hipocresía, sus ficciones convertidas en hábito, son como un grueso ‘muro di goma’ detrás del que se resguarda de la voz de la conciencia”, afirmó el Sumo Pontífice, en un mensaje que luego replicó a través de la red social Equis (antes Twitter).

Antes los fieles congregados en la Plaza San Pedro, el Sumo Pontífice salió al balcón para pronunciar su discurso, que hizo eje entre las diferencias del pecador con el corrupto.

“Ante el esfuerzo de vivir una vida honesta y generosa, de comprometerme según la voluntad del Padre, ¿estoy dispuesto a decir ‘sí’ todos los días, aunque cueste? Y cuando no puedo hacerlo, ¿seré sincero al confrontarme con Dios sobre mis dificultades, mis caídas, mis fragilidades?”, expresó.

Al tiempo que reflexionó: “Cuando me equivoco, ¿estoy dispuesto a arrepentirme y a volver en mis pasos? ¿O finjo que no ha pasado nada y vivo con una máscara, preocupándome sólo por parecer bueno? En última instancia, ¿sigo un pecador, como todo el mundo, o hay algo corrupto en mí? No olvides: pecadores sí, corruptos no”.

El mensaje de Francisco desde el Vaticano resuena en Argentina, en medio de las duras críticas que despertó el caso del exministro bonaerense, quien debió dejar su cargo tras la difusión de su lujoso viaje.

Después de su separación con Jesica Cirio, se lo ve a Insaurralde en una exclusiva embarcación de lujo junto a la modelo, tomando champagne y disfrutando de una ostentosa vida.

Además de una grabación, la modelo dejó ver algunos de los detalles de la embarcación. Después de compartir copas de champagne, la pareja almorzó langostinos con una vista privilegiada al Mar Mediterráneo. La modelo también reveló a través de las redes que durante sus días de vacaciones pudo comprar carteras en Louis Vuitton y Chanel y un reloj en Rolex. 

“Days of pure passion -días de pura pasión en inglés- (tengo el mejor fotógrafo)”, escribió Sofía la semana pasada. Acompañó la frase con una foto posando desde el yate con una microbikini negra con una botella de champagne Moet valuada en 50 mil pesos.

Al ver la repercusión negativa que tuvo su vínculo con el político, Clerici publicó una historia de Instagram indignada por las críticas. “¡No dejan vivir en paz! ¡Que mal está la gente!”, escribió en sus historias. A los minutos, decidió borrar todas las fotos.