La Iglesia y una filosa crítica contra el Gobierno por la inflación: “Nos meten la mano en el bolsillo…”

El arzobispo de Buenos Aires, Jorge Ignacio García Cuerva, criticó con dureza a la situación económica que atraviesa el país durante la misa matutina del pasado domingo en Luján. El religioso definió a la inflación como “el impuesto de los pobres”.

“En estos tiempos se nos acercan manos llenas de promesas con sabor preelectoral, las tuyas (por las manos de la Virgen María) parecen estar vacías, pero, sin embargo, las sentimos llenas de ternura”, sostuvo García Cuerva en el comienzo de su oratoria.

Luego, el arzobispo hizo hincapié particularmente en la inflación galopante que sufre Argentina: “Tus manos nos sostienen en este tiempo de crisis económica frente a quienes nos meten las manos en los bolsillos por la inflación, que es el impuesto de los pobres”.

“Ponemos en tus manos a nuestros hermanos que más sufren, los rostros concretos de los más de 18 millones de hermanos que representan el 40% de pobreza, a los 9 millones de argentinos que viven en la indigencia. Ponemos en tus manos a la Argentina toda, que nos duele mucho. Necesitamos recuperar la alegría y la esperanza”, agregó.

Además, también llamó a la unidad entre los distintos ciudadanos argentinos: “Te pedimos fuerzas para unirnos, lo necesitamos más que nunca. Las heridas de la descalificación, de la intolerancia, de la violencia física y verbal, ya supuran. Y nos están infectando el corazón de pueblo. Es hora de fraternidad, es tiempo de unirnos”.

Por último, el arzobispo mostró su rechazo a las críticas que recibió por parte de la política el Papa Francisco: “Creo que a Bergoglio no lo hemos dejado ser Francisco”.