Javier Milei se desligó de la corrida bancaria y apuntó contra el oficialismo: “¿Por qué no se hacen cargo?”

En una conferencia de prensa conjunta con Ramiro Marra, Javier Milei reafirmó sus recientes declaraciones criticando el valor del peso argentino y los plazos fijos en moneda nacional, acciones que llevaron al presidente Alberto Fernández a presentar una denuncia penal por “intimidación pública” contra la dirigencia de La Libertad Avanza.

Milei inició la presentación que tuvo lugar en las oficinas de Bull Market, la empresa familiar de Marra ubicada en el piso 9 de la Torre Fortabat, en pleno centro porteño; acompañado del candidato a diputado bonaerense, Agustín Romo, y la postulante a la gobernación bonaerense, Carolina Píparo. “El kirchnerismo nos quiere proscribir”, denunció.

“¿Acaso soy responsable del déficit fiscal, de la emisión monetaria, de la toma de deuda, de la esterilización con Leliqs, de cada una de las regulaciones que están destruyendo el sistema productivo, del cepo?”, arremetió Milei. Y agregó: “Las declaraciones sobre la situación económica argentina son las mismas que venimos sosteniendo desde hace años”. 

“Llevo solamente en política casi dos años. ¿Me van a achacar a mí el desastre? ¿Por qué no son más serios? ¿Por qué no se hacen cargo de los problemas?”, continuó el candidato presidencial y referente libertario. Además, resaltó la gravedad de la situación económica actual y remarcó que “decirle a los argentinos que se queden en pesos es condenarlos a la más absoluta de las pobrezas”. 

 

“Si el Gobierno quiere detener la corrida y la especulación, se tiene que mirar al espejo”, apuntó el líder libertario contra las gestiones de Martín Guzmán y Sergio Massa al frente del Palacio de Hacienda. 

“Nuestras declaraciones, lejos de ser imprudentes, son las únicas declaraciones pensando en el bienestar de los argentinos. ¿O quieren que les mientan? ¿Acaso están a favor de los economistas que les dicen ‘no, por favor, sean responsables, quédense en pesos. Mientras ellos acumulan en dólares?”, enfatizó Milei, reafirmando los dichos que llevaron al revuelo en el mercado cambiario y bancario.

E insistió: “Con tasas de interés reales negativas, con tasas que pierden contra el dólar permanentemente. Acaso ustedes aplaudirían al que les diga ‘no, quédense en pesos, así el Gobierno los destruye con impuesto inflacionario”.

Una vez más, sin medir el peso de sus palabras como principal fuerza política en las elecciones, afirmó: “En un contexto de hiperinflación como el que estamos viviendo, decirle a los argentinos que se queden en pesos es condenarlos a la más absoluta de las pobrezas. Es destruirles los ahorros”.

 

Consultado sobre el impacto de sus dichos, luego del resultado de las PASO, Milei insistió en que la crisis tiene como base las medidas de este y otros gobiernos, no sus palabras. “Con el agravante de que ahora tenés una situación social peor que la de 2001”, afirmó.

A lo largo de la conferencia, el oficialismo no solo fue el único sector al que Milei dirigió su atención. También apuntó contra los bancos: “¿Hay una policía del pensamiento? ¿Todos [los candidatos] tienen que tener el mismo tono? La verdad es que transpiran socialismo. Pero claro, tienen un problema grave: los bancos hoy no trabajan de bancos, sino que toman depósitos y, en lugar de prestar, hacen leliqs: se cobran un spread y miran. Con nuestro modelo van a tener que salir a laburar de banqueros en serio, no de apéndices del Gobierno”.

La conferencia de prensa fue un evento inusual para La Libertad Avanza, que no suele utilizar métodos de comunicación política convencionales. En las horas previas, el principal emisario político de Milei, Guillermo Francos, había criticado la actitud del Presidente, a quien instó a enfocarse en la crisis económica y social del país en lugar de presentar denuncias sin sustento.

Las declaraciones de Milei han generado controversia y provocaron una serie de denuncias penales en su contra, pero el candidato y su equipo legal están preparando argumentos para solicitar la desestimación de las causas por “falta de acción”. La denuncia presentada por el Presidente quedó a cargo de la jueza María Servini.