La hiperinflación podría estallar en diciembre: Las consultoras privadas esperan una devaluación de entre 70% y 150% después de las elecciones

La posibilidad de una brutal devaluación para después de las elecciones es casi un hecho descontando con el grueso de las consultoras locales y los bancos internacionales. El sistema cambiario que Massa estableció en agosto eventualmente colapsará, y esto podría dar inicio a un nuevo episodio hiperinflacionario como no se veía desde 1989.

El “veranito” del tipo de cambio oficial llegará a su fin prontamente. Ya no es ningún secreto para nadie que el régimen cambiario que estableció Sergio Massa desde la segunda semana de agosto no se puede sostener en el tiempo, y de hecho el Gobierno solo tiene previsto mantener el cambio fijo como mucho hasta la segunda semana de noviembre (esto podría cambiar en caso de que Massa no acceda al ballotage).

El dólar oficial permaneció completamente fijo en $350 al mayorista y $367 al minorista desde el pasado 15 de agosto y hasta la fecha, todo esto después de haber permitido una devaluación del 22,5% tras las elecciones primarias. Toda la devaluación fue completamente consumida por el aumento de los precios, y la brecha cambiaria con respecto al dólar paralelo llegó a superar el 180% el día 10 de octubre. El sistema es insostenible y colapsará con el fin del proceso electoral.

La mayor parte de las consultoras privadas sugieren una fuerte devaluación para fin de año, que podría tener una magnitud del 70% al 150%. La consultora Eco Go proyecta que el tipo de cambio oficial finalice el 2023 en torno a los $935, para Equilibra podrá llegar a los $800, Ecoviews estima $754, y JP Morgan sugiere una cotización de por lo menos $750.

Las proyecciones más optimistas, como por ejemplo la del Banco BBVA, la consultora LCG y la firma Fitch Solutions, proyectan que el dólar oficial podría oscila entre $630 y $700 para fin de año, y de todos modos esto implica una devaluación brutal con respecto a los $367 de dólar vendedor que hoy fija el Banco Central.

Pese a las ligeras diferencias de grado y forma, el diagnóstico es unánime: el país sufrirá una caótica devaluación que tendrá lugar en el último bimestre del año, y esta podrá oscilar entre el 70% y 150%.

El Banco Central y el Gobierno nacional no tienen los medios necesarios para evitar este trágico suceso, y muy probablemente las próximas autoridades que asuman el 10 de diciembre darán inicio a un desdoblamiento inicial del tipo de cambio para su posterior liberalización (la rapidez de estos hechos dependerá de quién gane las elecciones).
Por la liberación de la inflación reprimida, la devaluación del 22,5% desplegada en agosto provocó una reacción casi inmediata en el nivel de precios. El IPC minorista se disparó un 12,4% en agosto, mientras que los precios mayoristas llegaron a subir 18,7% en el mismo período. Si todo esto ocurre con una devaluación relativamente “pequeña”, sólo cabe a la imaginación estimar a cuánto podría llegar la inflación si el tipo de cambio nominal salta entre 70% y 150% para fin de año.

Tan solo bastaría que la inflación reprimida precipitara un salto del 50% sobre el IPC para poder hablar de una “hiperinflación” propiamente dicha, tal y como se la define en los manuales convencionales.

Tan solo bastaría que la inflación reprimida precipitara un salto del 50% sobre el IPC para poder hablar de una “hiperinflación” propiamente dicha, tal y como se la define en los manuales convencionales.

Teniendo en cuenta que en la devaluación de agosto el aumento de los precios fue de más de la mitad de la magnitud del salto cambiario, parece razonable suponer que ocurra algo similar en el último bimestre del año. El país se encuentra al borde de la hiperinflación, tras cuatro fatídicos años de gestión kirchnerista. Esto ya no constituye ninguna exageración ni ninguna expresión subjetiva, es una amenaza real para los próximos meses.