Martín Insaurralde, Jesica Cirio y un Audi vinculado a una megacausa de lavado de dinero

El 22 de marzo de 2018, un camión Iveco de la empresa Assistcargo, que trasladaba 23 pallets de aceites y aderezos de la marca Natura, fue robado por una banda de piratas del asfalto. Según la denuncia que llegó mediante un llamado a la policía, el conductor fue abordado en la zona de Acceso Oeste, cerca del hospital Posadas, en Morón. Con el avance de la investigación, este atraco sería la clave para poner a la luz la matriz de relaciones y negocios que unía a la banda criminal a cargo de Heber Russo con Martín Insaurralde y Jessica Cirio.

Este incidente tuvo varios detalles que llamaron la atención de los investigadores. Por un lado, el sitio donde finalmente fueron atrapados los delincuentes con el camión y la mercadería robada, se encontraba en un galpón de la calle General Pico al 3300 de Lanús. Un inmueble utilizado por la Municipalidad de Lanús

Una vez en el allanamiento, los policías encontraron 23 pallets de la marca Natura y más mercadería robada. No obstante, el otro llamativo detalle en la investigación es que este sitio también servía de depósito para los autos y motos que las comisarías de Lanús incautaban por orden judicial.

Debido a que el dueño de ese predio, un mecánico llamado Roberto Fernández, admitió haber alquilado “de palabra” parte del lugar “a unos conocidos para el acopio de mercadería”, terminó siendo detenido por encubrimiento agravado y la mercadería incautada. Sin embargo, no era lo único que cuidaba en ese depósito.

Además de la mercadería, se descubrieron autos bajo una capa de polvo. Tres de ellos tienen interés judicial: una Ford Ranger registrada a nombre de Emilio Salas Pedrazza (con documentación a nombre de Heber Russo), un Peugeot RCZ a nombre de Juan Marcelo González (con documentación a nombre de Claudio Salas), y un Audi A1 a nombre de Jesica Wanda Judith Cirio, quien en ese momento era la esposa de Martín Insaurralde.

“Son de un conocido de nombre Claudio, quien se dedica a los negocios inmobiliarios y de la construcción”, explicó Fernández, según consta en las actuaciones a las que LA NACIÓN tuvo acceso. “Son automóviles que esta persona utilizaba y unos amigos del mismo, de quien sabe que tienen problemas judiciales; por lo cual los guardó en el lugar”.

Los investigadores especulan que este hallazgo puede indicar la existencia de relaciones entre Heber Russo, Martín Insaurralde y Jesica Cirio que se mantenían fuera del conocimiento público. Esto debido a que, en 2008, Russo había sido detenido en Valentín Alsina por piratería del asfalto y autos mellizos. No obstante, esa sospecha no condice con el grado de exposición que la propia Cirio impulsaba desde sus redes sociales. Por ejemplo, mediante su cuenta de Instagram subió una foto junto a su marido, su sobrina Priscila Ferrante y la entonces pareja de esta, Heber Russo. 

Russo estuvo detenido entre 2018 y 2021, después de pasar casi un año prófugo, por liderar una asociación ilícita que estafó a la AFIP por una cifra multimillonaria. Según algunos cálculos, el monto del presunto desfalco estaría en U$D100 millones, aunque otros lo actualizan a U$D400 millones.

Por su parte, Salas, Russo y Ferrante ya se encontraban bajo la lupa del juez federal de Quilmes, Luis Armella, en una investigación por lavado de activos y otros presuntos delitos. La investigación está siendo llevada a cabo por el juez federal de Quilmes, Luis Armella. Parte de la pesquisa ya ha sido elevada a juicio oral, pero el segundo tramo, que incluye a Priscila Ferrante, continúa bajo investigación.  

En este sentido, LA NACIÓN reveló testimonios incómodos que apuntan a las actividades y conexiones de Russo.

“Heber Russo tenía distintos negocios con Martin Insaurralde, al punto de tener una amistad por la cual en la fiesta de su casamiento le regaló a la pareja Insaurralde-Cirio un Audi, no sabe el modelo ni el dominio, pero en la zona era de conocimiento esta amistad”, declaró el testigo Osvaldo Pascual Galasso, el 18 de mayo de 2018, cuando relató cómo funcionarios de la Municipalidad le habían manoteado un predio que terminó en manos de Russo luego de que él se negó a pagarles “sobornos” que, según le dijeron, iban “para arriba”.

Por su parte, el vocero de Insaurralde fue consultado por el mismo medio y rechazó los dichos de Galasso. Según indica, “Jesica ya tenía ese auto Audi desde antes de salir” con el lomense y que “tenía algún tipo de problema con el 08, por eso quedó arrumbado”.