Caso “Chocolate” Rigau: los beneficiarios de las tarjetas cobrarán sus sueldos, aguinaldos y vacaciones

La revelación de las 48 tarjetas de débito halladas en posesión de Julio “Chocolate” Rigau, un puntero del peronismo en La Plata, vincula a empleados de la Cámara de Diputados bonaerense que todavía siguen cobrando su sueldo, a pesar de que muchos de ellos reconocieron no cumplir tareas en la Legislatura.  

La situación se complica debido a la complejidad del proceso para cesar a empleados de planta permanente. De no haber decisión plena de la Justicia que implique la detención de estas personas, esas cuentas seguirán percibiendo su salario. Esto se debe a que la mayoría cuentan con varios años de antigüedad. Por ejemplo, hay ingresos del personal desde el año 2004. 

Por lo tanto, aunque se abrió un sumario interno y se realizaron investigaciones sobre las contrataciones, la mayoría de estos empleados seguirán cobrando sus sueldos, incluyendo el aguinaldo y las vacaciones correspondientes al mes de diciembre.

El silencio persiste dentro de la Cámara baja provincial, donde las contrataciones pasan por el área de personal. Los apellidos Albini, específicamente Facundo Albini y su padre Claudio Albini, están vinculados a estas contrataciones. De hecho, Claudio Albini fue el subjefe del Personal de la Cámara de Diputados bonaerense durante varios años, mientras que Facundo es el concejal de Unión por la Patria.

Las autoridades del área de personal dependen de la Secretaría Administrativa de la Cámara, actualmente a cargo de Miguel De Lisi, un hombre del diputado provincial y ex intendente del Partido de la Costa, Juan Pablo De Jesús. Por otro lado, la Prosecretaría administrativa está a cargo de Sandra París, una ex diputada provincial de la Unión Cívica Radical. 

Según el reglamento interno de la Cámara la Secretaría Legislativa tiene entre sus funciones: “proponer al presidente el presupuesto de sueldos y gastos de la Cámara; refrendar en conjunto con el prosecretario administrativo todos los actos administrativos referentes a su gestión en la Cámara y llevar adelante la administración general de la Cámara”.

Sin embargo, la falta de transparencia en el manejo de recursos y nombramientos ha llevado a demandas por mayor claridad en la administración. “Nosotros reclamamos que se transparente la situación, en lo que respecta al manejo de recursos, de nombramientos”, denunció el diputado del bloque Frente de Izquierda y Trabajadores, Guillermo Kane, en diálogo con Infobae. Aunque, al no tener presencia en el esquema de autoridades de cámara, el legislador no pudo dar con la información requerida.

Paralelamente a las cuestiones internas en la Cámara de Diputados, la investigación judicial continúa. Los recientes mensajes revelados entre Rigau y Facundo Albini señalan a Claudio Albini como el destinatario de las rendiciones. Claudio y Facundo Albini enfrentan pedidos de detención, tanto de la fiscal Betina Lacki como de la ONG Poder Ciudadano.

Entre los fundamentos que planteó el abogado Tomás Miguel Brady se alerta del “peligro de fuga” y que “ambos funcionarios continúan ejerciendo elevadas actividades dentro del estado, pudiendo en ese rol destruir documentos, modificarlos o incluso amedrentar a posibles testigos. Con lo cual su detención deviene absolutamente necesaria y no puede pender de tiempos políticos que exceden el objeto de este proceso”.

La decisión sobre la detención de los Albini está en manos del juez de Garantías, Guillermo Atencio, quien ha expresado la necesidad de evaluar la modalidad del hecho y la extensión del daño causado. Hasta ahora, el fraude asociado a este escándalo se estima en 800 millones de pesos. Rigau, Claudio y Facundo Albini están imputados por asociación ilícita y fraude contra la administración pública.