La Iglesia Católica confirmó que ya no recibirá aportes económicos del Estado argentino

A través de un comunicado, la Conferencia Episcopal Argentina anunció que, a partir del 31 de diciembre de 2023, concluyó el proceso de renuncia a las asignaciones mensuales que recibían arzobispos y obispos de todo el país por medio del Estado. 

“La Conferencia Episcopal Argentina comunica que el último día hábil de diciembre de 2023, concluye, conforme a lo establecido en Asamblea Plenaria e informado a la Secretaría de Culto, el proceso de renuncia de los arzobispos, obispos diocesanos y obispos auxiliares a la asignación mensual prevista en la ley 21.950”, detallaron en la página oficial.

Según el artículo 2 de la Constitución, el gobierno federal debía sostener al culto católico y, además, la ley 21.950 de 1979 estableció que los arzobispos y obispos debían cobrar una asignación mensual equivalente al 80% de la remuneración de un juez nacional de primera instancia.

No obstante, con el tiempo y en el contexto de debates nacionales –como la legalización del aborto en 2018–, se planteó la separación entre el Estado y la Iglesia, incluyendo el retiro del aporte económico. En ese contexto, la Iglesia anunció el inicio de un proceso para renunciar al aporte y puso en marcha un plan para su completo autosostenimiento en base a la contribución de sus fieles.

La renuncia a las asignaciones estatales fue aprobada por amplia mayoría, en un plenario de obispos, en 2018. “Esta renuncia es un gesto que hemos anunciado al Pueblo de Dios y a la sociedad en general ante los cuáles hemos empeñado la credibilidad de nuestra palabra”, señalaron.

Según comunicó la Conferencia Episcopal en ese entonces, en un plenario los obispos confirmaron “aceptar el reemplazo gradual de los aportes del Estado (asignaciones a los obispados, becas para los seminaristas y parroquias de frontera), por alternativas basadas en la solidaridad de las comunidades y de los fieles, asumiendo el espíritu de las primeras comunidades cristianas, que ponían lo suyo en común”.

Además, el año pasado la secretaría de Culto autorizó a arzobispos y obispos que hayan cesado en sus cargos debido a la edad o invalidez, a solicitar de manera particular, y cumpliendo con requisitos específicos, una asignación transitoria de $98,000.

“A partir de consultas recibidas se comunica también que en una resolución del día 26 de abril de 2023, el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto en uso de sus facultades, dio lugar a que los arzobispos y obispos que hayan cesado en sus cargos por razones de edad o de invalidez puedan solicitar de manera particular, con una serie de requisitos, recibir el beneficio de la asignación prevista en la ley. El monto actual de la asignación es de $ 98.000”, detallaron.