Milei recibe a diputados libertarios para apurar el armado de las comisiones que analizarán la Ley Ómnibus

El presidente, Javier Milei, encabeza una cumbre con legisladores nacionales de La Libertad Avanza en Casa Rosada con eje en el avance de integración de las comisiones en las que se tratará la Ley Ómnibus que impulsa, en la que participan diputados y senadores.

El oficialismo cuenta en Diputados con 38 legisladores y negocia el respaldo para las reformas con sectores de Juntos por el Cambio, principalmente del PRO, partidos provinciales, un sector de la Unión Cívica Radical y legisladores del peronismo.

Entre los convocados estaban el presidente de la Cámara baja, Martín Menem, y el presidente del bloque LLA, Oscar Zago.

La convocatoria ocurre mientras en Diputados hay fuerte incertidumbre sobre cuál será el camino que tendrá esa “mega ley” en la Cámara baja. Es que los libertarios quieren que la iniciativa tenga un recorrido corto de pocas comisiones -de hecho, ayer se definió que serán cuatro las que intervendrán- pero la oposición alineada con el peronismo exige que sean, al menos, una veintena.

Es una diferencia clave, porque Javier Milei pretende que todo el debate se agote en el plazo del mes que habilitó para sesiones extraordinarias. Quiere que antes de empezar febrero el Congreso, con la Cámara baja y el Senado en pleno, haya debatido en comisiones, llevado al recinto y aprobado la iniciativa que es medular en su plan de gobierno. Entre el DNU y la “ley ómnibus” el líder libertario propuso unos 1.000 artículos, que reforman cerca de 500 leyes.

Hasta última hora de este miércoles se resolvió constituir las comisiones de Presupuesto y Hacienda, Asuntos Constitucionales, Legislación General, Relaciones Exteriores y Juicio Político. El proyecto de “ley ómnibus” se tratará en las primeras cuatro.

“Está todo arreglado”, aseguró un importante funcionario del oficialismo, que anticipó también que la idea es que “la semana que viene comience a discutirse el proyecto”. Sin embargo, esas definiciones se toman por ahora sin diálogo ni consenso con otros sectores políticos.

Desde el bloque de Unión por la Patria (UP), esquema principal de la oposición, dejaron saber que ellos no llegaron a ningún acuerdo con el oficialismo y que se enteraron de la conformación de las comisiones a través de los medios. “Creen que todo lo pueden llevar a los empujones”, se quejó un importante diputado del peronismo.

La negociación está enfocada en la denominada “ley ómnibus”, porque el DNU que impulsó fuertes desregulaciones en la economía corre por un carril distinto. En la Cámara de Diputados y en el Senado no hay mayorías ni en las comisiones ni en los cuerpos legislativos para empujar el debate. La ley que se aprobó en el gobierno de Cristina Kirchner estableció que sólo puede ser derogado un decreto de ese tipo si las dos cámaras, en pleno, votan en contra.

“El DNU empezó a regir el 29 de diciembre y ya está vigente. Están funcionando las instituciones y la Justicia analizará si es constitucional. En el Congreso discutirán la ley ‘Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos’ y en los tribunales el decreto de necesidad y urgencia. Está funcionando las instituciones”, explicó una importante fuente del oficialismo.