El vocero presidencial amenazó con descontarle el día a los estatales que se sumen al paro de la CGT

A medida que se acerca la fecha del primer paro general en contra de Javier Milei, por parte de la Confederación General del Trabajo (CGT), en contra de la reforma laboral que plantea el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) firmado por el presidente, el Gobierno intenta desarticular la protesta.

Para ello desde el entorno del mandatario amenazaron con descontar el día laboral a todos aquellos empleados estatales que se sumen a la jornada de lucha del próximo 24 de enero.

Así lo confirmó el vocero presidencial, Manuel Adorni, quien advirtió: “Efectivamente, es algo que estamos analizando como una posibilidad cierta”, ante la pregunta de un medio en su habitual conferencia de prensa diaria.

Es que la Asociación de Trabadores del Estado (ATE), en uno de los gremios que se sumó al paro general convocado por la central obrera, y es uno de los más populosos del país.

Por ahora, el paro con movilización incluye a todos los sindicatos que conforman la CGT, más organizaciones sociales y de izquierda que anunciaron su acompañamiento a la medida en contra de la reforma laboral, la desregulación de la economía y el control de la protesta social por parte del Gobierno.

En paralelo, todos estos temas están siendo analizados, en comisiones dentro de la Cámara de Diputados de la Nación, en donde se debate la ley ómnibus que envió el oficialismo con el paquete de reformas para el Estado.