Tras el tiroteo de La Matanza, aumenta la tensión entre la Casa Rosada y el gobierno de Axel Kicillof

Adorni responsabilizó a la administración bonaerense de la balacera por la disputa de tierras. En La Plata no se suben a la polémica, pero piden respuestas por otros temas. Milei redobló la apuesta: le contestó a una cuenta fake y luego al mandatario provincial.

Las declaraciones del vocero presidencial, Manuel Adorni, responsabilizando al gobierno de la provincia de Buenos Aires en el tiroteo por la disputa de tierras en La Matanza y que dejó un saldo de cinco muertos, volvió a exhibir la falta de diálogo entre ambas administraciones gubernamentales. El episodio puntual del municipio del conurbano se suma a una crítica en redes en las últimas horas de parte del presidente Javier Milei hacia la figura del gobernador Axel Kicillof. En La Plata, reclaman por certezas de gestiones y fondos.

“Es un tema que atañe a las autoridades del gobierno de la provincia de Buenos Aires”, contestó este lunes Adorni cuando en su habitual conferencia de prensa fue consultado por el episodio de violencia desatado en el municipio de La Matanza. El enfrentamiento a tiros por la venta de terrenos tomados en el barrio 8 de Diciembre, ubicado en la localidad de González Catán, en el partido de La Matanza, provincia de Buenos Aires, dejó cinco muertos. El funcionario encargado de la vocería presidencial habló sobre el tema con una fuerte crítica a la administración de Kicillof: “Evidentemente, el Estado tan presente no está en esos lugares. Han hecho tanta publicidad del Estado presente y de repente vemos gente matándose por tener un pedazo de tierra”, remató.
Las declaraciones del vocero llegaron hasta La Plata. Ante la consulta de Infobae, fuentes cercanas al gobernador advirtieron que no hubo ningún contacto por el episodio suscitado este domingo y tomaron la respuesta de Adorni como una provocación.

La tensión siguió escalando en la tarde de este lunes cuando el Presidente avanzó en sus críticas hacia Kicillof a través de un posteo en su cuenta X. Primero, el jefe de Estado le contestó a una publicación de una cuenta no oficial del gobernador. El posteo de la cuenta apócrifa del mandatario bonaerense decía: “Presidente Milei, yo también tengo más años de estudio económico que usted. Licenciatura y Doctorado en Economía, Investigador Adjunto CONICET, Investigador Titular Instituto de Investigaciones Económicas de la UBA, dos veces Gobernador de la PBA. Y no me apañó ningún empresario”. Milei contestó.

Al ver que efectivamente le estaba contestando a una cuenta fake, el Presidente tomó esa publicación para esta vez sí enviársela al gobernador. “Se lo remito para que esté al tanto Gobernador”, escribió en su cuenta X, mencionado -ahora sí- al usuario verdadero del mandatario provincial.

Más allá del enfrentamiento en La Matanza, el diálogo entre la administración bonaerense y el gobierno nacional es nulo. Kicillof no volvió a reunirse ni a cruzar mensajes con el presidente, tras aquel encuentro en Casa Rosada del que participaron todos los gobernadores.

Si bien es esperable el cortocircuito ideológico, en La Plata esperan respuestas por ciertos temas de gestión por los que todavía no hay certezas. Uno de ellos, por ejemplo, es el plan de Infraestructura Penitenciaria, que tiene que ver con la construcción de cárceles y alcaidías; un programa en donde el gobierno nacional giraba los fondos que la provincia ejecute en obras. Actualmente, en la provincia hay 74 unidades, complejos y alcaidías de la Provincia, que alojan más 51 mil internos. “Ese tema, por ejemplo, les debería interesar está referido a la seguridad, pero tampoco”, advierte una voz de trato cotidiano con el gobernador.

Según el Ejecutivo bonaerense, el último ministro que tuvo contacto con funcionarios nacionales fue Jorge D’Onofrio, a cargo del área de Transporte. Fue producto del paro de colectivos de líneas que operan en el AMBA ante el reclamo por el pago de subsidios.

Otro encuentro fue el del ministro de Seguridad bonaerense, Javier Alonso, con su par de la Nación Patricia Bullrich. En la gobernación deslizan que el encargado de las demandas de la Provincias es el ministro del Interior, Guillermo Francos, aunque su margen de acción tiene un techo.

A sabiendas de la incertidumbre que perciben en La Plata por la falta de comunicación, Kicillof busca abrir caminos con otras provincias. El primer paso lo dio la semana pasada cuando el ministro de Gobierno bonaerense, Carlos Bianco, mantuvo un encuentro con el vicegobernador de Río Negro, Pedro Pesatti. En esa reunión el funcionario bonaerense le dejó un borrador para avanzar en una agenda en común interprovincial.

El objetivo es ir hacia un esquema de comisiones mixtas e interprovincial para avanzar en temas de gestión con otros subestados. Buenos Aires limita con Santa Fe, Córdoba, La Pampa, Entre Ríos y Río Negro. Kicillof busca aceitar el diálogo de gestión en un contexto complejo para todas las provincias en lo que hace, por caso, a transferencia de recursos.