Ley Ómnibus: el oficialismo acelera el debate con la oposición para conseguir dictamen esta semana

En el Congreso, se viven horas intensas mientras las comisiones de Diputados debaten la Ley Ómnibus propuesta por Javier Milei. El Gobierno ha acelerado el proceso, buscando un dictamen antes del fin de semana con la intención de debatir la iniciativa en el recinto el mismo sábado.

La propuesta, conocida como Ley Ómnibus, enfrenta resistencia, especialmente de bloques opositores considerados más “dialoguistas”. La oposición busca introducir modificaciones sustanciales al proyecto, y vuelve a crecer la irritación con las críticas del Presidente al Congreso.

Como cada vez que se analiza la posibilidad de que el oficialismo consiga aprobar la Ley Ómnibus, vale que recordar que La Libertad Avanza (LLA) tiene 38 diputados y necesita el acompañamiento de casi un centenar más para llegar a los 129 del quorum en la Cámara Baja. Sin embargo, entre esos legisladores —con los 102 de Unión por la Patria en pie de guerra–, deberán salir en su mayoría del PRO (37), la UCR (34) y Hacemos Coalición Federal (23), que ya manifestaron voluntad de acompañar, pero solo si el Ejecutivo acepta modificaciones.

Este lunes, durante unas ocho horas, los diputados escucharon a representantes de organizaciones empresariales, sindicales, sociales, de defensa de los Derechos Humanos, de artistas, farmacéuticas, agropecuarias, entre otros sectores, y siguen haciéndolo este martes de 10 a 18. 

Mientras tanto, las negociaciones se desarrollan fuera del plenario de comisiones y tienen como epicentro el despacho del presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem. En las últimas 24 horas, decenas de diputados y los referentes de los principales bloques opositores estuvieron reunidos con funcionarios y equipos técnicos de la Jefatura de Gabinete, del ministerio de Economía y el secretario de Relaciones Parlamentarias, Omar de Marchi, vínculo entre el Ejecutivo y el Congreso.

Las discusiones se centran en aspectos clave del proyecto, como la declaración de emergencia, la extensa delegación de facultades y la privatización de empresas públicas. El “capítulo fiscal” también está en debate, abordando temas como la suba de retenciones y la suspensión de la fórmula de movilidad jubilatoria.

Los bloques opositores, en su mayoría provenientes de Juntos por el Cambio, han exigido modificaciones al proyecto, y su apoyo es esencial para alcanzar el quorum necesario en la Cámara Baja. La negociación se realiza en el marco de un clima de escepticismo y críticas del oficialismo hacia el Congreso.

“Somos optimistas, no ingenuos. Es complejo, pero buscamos el dictamen esta semana. Cuando tenés dos meses para discutir, discutís dos meses. Cuando se cierra el plazo y se acerca la fecha, se ordena más rápido. Nosotros no tenemos los números, está claro que vamos a tener que hacer cambios. Ellos no quieren quedar pegados al kirchnerismo, eso también es claro”, señaló una alta fuente oficialista en medio de las conversaciones.

El presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, ha mantenido conversaciones bloque por bloque en las últimas semanas. Sin embargo, algunos legisladores opositores expresan la necesidad de una mesa de negociación política más amplia para lograr un consenso que garantice cambios al proyecto.

A pesar de la complejidad del proyecto, con más de 650 artículos y un mega DNU incluido, el Gobierno busca avanzar rápidamente en las negociaciones. Aunque existen dudas sobre la viabilidad de obtener un dictamen esta semana, las reuniones están en marcha para abordar las inquietudes y propuestas de la oposición.

La posibilidad de que se alcance un dictamen de la oposición no kirchnerista ha sido planteada, pero las negociaciones más concretas parecen alejar esa perspectiva. El oficialismo, por su parte, sostiene su intención de lograr cambios y avanzar con la Ley Ómnibus en el menor tiempo posible.