Pablo Moyano desafió el protocolo antipiquetes: “Si viene otra multa, tendré que llamar a Santiago Maratea“

El dirigente del Sindicato de Camioneros y referente de la CGT, Pablo Moyano, reafirmó la convocatoria al paro y la marcha previstos para el 24 de enero. Esta vez, en un tono irónico, Moyano mencionó las multas que recibieron gremios y organizaciones sociales por las manifestaciones de diciembre.

“Triaca nos mandó una multa de mil millones de pesos y fue desestimada”, recordó tras su enfrentamiento con el ministro de Trabajo de la gestión Mauricio Macri. Y añadió: “Si nos llega una nueva multa, tendré que llamar a Maratea”, en referencia al influencer Santiago Maratea, conocido por realizar una colecta millonaria para ayudar a Independiente tras la salida de los Moyano y la llegada de Fabián Doman y Néstor Grindetti, entre otras iniciativas.

Hugo y Pablo Moyano

El dirigente sindical criticó la carta documento enviada por el ministerio que encabeza Patricia Bullrich, a gremios y organizaciones. En este sentido, expresó: “Es una ridiculez más de esta señora que si leés la carta documento, no tiene ningún tipo de sentido. Fue rechazada por todas las organizaciones gremiales y sociales. Aparte lo firma un tal Siracusa, ¿quién carajo es Martín Siracusa?”.

Siracusa fue quien rubricó la comunicación. Ocupa el puesto de secretario de Coordinación del Ministerio de Seguridad de la Nación.

En relación al número de participantes estimados para la marcha, Moyano volvió a la carga contra el Gobierno. “Creo que se va a arrancar con un piso de 100 mil personas porque son 100 mil milicos que va a mandar”, sostuvo en relación al dispositivo de seguridad que, entiende, prepara Bullrich.

Y continuó con las chicanas contra la ministra: “Después del mediodía, peor, cuando se pone en la pantalla a mirar. Se cree que es el presidente de Ucrania controlando la guerra, es un show mediático lo de esta mujer”. 

En sus declaraciones para C5N, Moyano también expresó sus críticas hacia Bullrich, acusándola de buscar un “armar un show mediático” y anticipando posibles obstáculos para la movilización. “Seguramente va a intenta parar los micros, subiendo al estilo de la dictadura, pidiéndole documentos a cada trabajador”, detalló.

Además, ironizó sobre la solicitud de permisos para instalar un palco durante las manifestaciones. “Si en plena democracia tengo que pedir permiso para protestar, creo que no tiene sentido”, añadió. Y dejó una nueva chicana por el protocolo anti-piquetes: “Por supuesto que por la vereda no vamos a poder estar, encima están las bicisendas se va a complicar más”.

Hugo “Cachorro” Godoy (ATE), Norma Morales (UTEP), Esteban “Gringo” Castro (Movimiento Evita), Héctor Daer (CGT-Sanidad), Alejandro “Peluca” Gramajo (UTEP) y Pablo Moyano (CGT-Camioneros), en el escenario central del acto

En cuanto al debate legislativo sobre la Ley Ómnibus y el DNU, Moyano llamó a los legisladores a no dejarse “apretar por el gobierno”. También señaló que ya mantuvo conversaciones con referentes del peronismo, como Sergio Massa y Alberto Fernández, con miras a la reorganización del movimiento. “Lo más preocupante es el 24, después nos encerraremos en una sala y nos diremos todo lo que tengamos que decirnos. Y salir rápido a ser una alternativa de gobierno dentro de cuatro años”, concluyó al respecto.

En respuesta a críticas por no convocar a paros durante el gobierno anterior, Moyano defendió la posición de la CGT como un “muro de contención” para los trabajadores, y señaló que “no fueron cuatro años (sin realizar un paro), fueron dos, porque hubo dos de pandemia”.

Además, cuestionó al vocero presidencial, Manuel Adorni, calificándolo como “un adorno de los empresarios”. “En los últimos dos años, más allá de la inflación, las paritarias fueron libres, no hubo despidos, los jubilados tuvieron bono, se hizo un esfuerzo importante. ¿No alcanzó? No alcanzó. Pero no hubo esta animalada que a la semana de asumir de Milei se lo faculte para vender Aerolíneas, abrir las importaciones”, reflexionó.