Milei reiteró su compromiso con la causa AMIA: “Hay silencios que aturden”

En medio de las tensiones entre el Gobierno y el Poder Legislativo por el tratamiento de la Ley Ómnibus, que le constó la salida al ministro de Infraestructura, Guillermo Ferraro, el presidente Javier Milei asistió al acto conmemorativo por el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

Durante el homenaje el libertario brindó un discurso en el que reiteró el apoyo de su administración hacia el estado de Israel, y reclamó por la liberación de los rehenes que aún permanecen en manos del grupo Hamas.

 

El holocausto y los nazis no son algo del pasado, los hechos de violencia aberrante ocurridos en Israel el último 7 de octubre son atroces e imperdonables”, indicó el mandatario argentino en torno al atentado en el territorio israelí que desató la guerra en Medio Oriente.

Asimismo, señaló: “Quienes defendemos la libertad tenemos la obligación de que ello no vuelva a ocurrir. Sin embargo, muchos países reinciden en el mismo silencio, un silencio que aturde. Argentina no hace silencio frente al terror de Hamas y exige la liberación inmediata de todos los civiles secuestrados, incluidos nuestros 11 compatriotas”.

 

“En el marco de los 30 años del atentado a la AMIA, me comprometo a seguir trabajando para apoyar a la justicia y ponerle fin a la impunidad que rodea a este crimen aberrante, y a la tragedia del atentado a la embajada de Israel”, sostuvo Milei en su presentación.

De hecho, confirmó que en febrero viajará a Israel para “fortalecer el vínculo diplomático, comercial y de amistad” con esa nación. “En las próximas semanas estaré viajando a la tierra santa, en lo que constituirá un nuevo capítulo en la fraternidad entre nuestras dos naciones”, remarcó.

Del homenaje también participaron la canciller, Diana Mondino y los ministros Sandra Petovello, Luis Petri y Mariano Cúneo Libarona, como parte del Gobierno Nacional. También estuvo presente el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Macri, junto a sobrevivientes del Holocausto y familiares, y el embajador de Estados Unidos en Argentina, Marc Stanley.