Movimientos piqueteros y sindicatos organizan una nueva movilización para esta semana

Sindicatos y organizaciones piqueteras planean una marcha al Congreso de la Nación para expresar su rechazo a la Ley Ómnibus. Este proyecto legislativo ha generado fuertes controversias y desencadenó un paro general liderado por la CGT el 24 de enero. Aunque la ley no se trató durante esa jornada ni la semana siguiente, se espera su discusión en el Congreso el próximo martes.

Por otra parte, la Confederación General del Trabajo (CGT) evalúa la posibilidad de llevar a cabo un nuevo paro general de 24 horas en el mes de marzo. La decisión se tomará en el contexto de una disputa interna entre los sectores dialoguistas que quieren acercarse a Javier Milei, teniendo en cuenta las últimas modificaciones a la Ley Ómnibus, y los más duros, vinculados al kirchnerismo.

Los movimientos sociales buscan consolidar un plan de lucha contra las medidas del gobierno de Javier Milei, y algunos líderes, como Eduardo Belliboni del Polo Obrero, expresan la necesidad de convocar a un nuevo paro general nacional para el martes 30 de enero o cuando se convoque al Parlamento. La intención es dar continuidad al plan de “resistencia” iniciado el 24 de este mes.

Previo a la marcha al Congreso, se ha convocado a una conferencia de prensa el lunes, donde se esperan definiciones sobre la estrategia y las demandas de los movimientos sociales y sindicatos. Las organizaciones sostienen que la movilización del 30 de enero tiene como objetivo rechazar la aprobación del proyecto Ómnibus.

Eduardo Belliboni destacó que están trabajando para unir fuerzas con diversos sectores, incluyendo artistas y referentes culturales. Además, mencionó la creciente preocupación en el Conurbano y la necesidad de realizar acciones conjuntas por la falta de alimentos en comedores populares.

Las organizaciones, a través de un comunicado, subrayan la importancia de un plan de lucha continuo “hasta derrotar el plan del Gobierno”. Exigen la restitución de alimentos a comedores populares y señalan la urgencia de enfrentar el proyecto Ómnibus, considerándolo un ataque histórico contra los trabajadores.