Desde las provincias amenazan con demandar al Gobierno si no devuelve los fondos del transporte público

La relación entre el Estado nacional y los gobernadores pasa por su momento más tenso, luego de la decisión de eliminar el Fondo Compensador del Interior que subsidiaba el transporte en las provincias, como represalia por el fracaso de la Ley Ómnibus en el Congreso.

En los últimos días, distintos mandatarios provinciales avanzaron con distintas presentaciones judiciales para intentar frenar las reformas del gobierno. Pero, además, estarían analizando realizar algún tipo de acción común contra el Gobierno nacional.

“Otra vez nos dejan solos. Hay una discriminación sobre el interior de la Argentina en materia de subsidios”, sostuvo Maximiliano Pullaro, gobernador de Santa Fe y hombre de Juntos por el Cambio y explicó que su provincia “se le quitan 1.500 millones de pesos por mes, que era una parte de los subsidios que daba la Nación para sostener los subsidios al transporte”.

El último en expresar su indignación fue el mandatario pampeano, Sergio Ziliotto, quien este viernes presentó una acción de amparo ante la Corte Suprema de Justicia. “Se trata de una medida del Gobierno nacional arbitraria y abusiva, que avasalla los elementos esenciales del Federalismo”, afirmó el Gobernador desde su cuenta de X.

Y explicó: “Seguiremos utilizando todas las herramientas constitucionales para sostener los derechos de las y los pampeanos ante cualquier intento de avasallamiento. Defendemos el Federalismo, defendemos La Pampa. Como siempre, más que nunca”.

 

El gobernador de Chubut, Ignacio “Nacho” Torres, por su parte, presentó una cautelar ante la justicia federal para exigir “el pago del subsidio nacional al transporte público de pasajeros”.

El otro patagónico que acudió a la Justicia fue el rionegrino Alberto Weretilneck, que intimó al gobierno nacional para que transfiera los fondos educativos. A través de una carta documento, la provincia exigió al Gobierno el desembolso de las partidas presupuestarias educativas correspondientes a Río Negro. En caso de no tener respuesta favorable, se iniciarán acciones legales.

Los intendentes intensifican su reclamo

A través de un duro comunicado, los jefes comunales también reclamaron en conjunto: “Esta medida no es contra los intendentes, es contra los millones de estudiantes, enfermeros, trabajadores que diariamente utilizan el transporte público para movilizarse en sus respectivas ciudades”.

“Una determinación semejante afecta de forma directa a la productividad del país, todas las medidas políticas y judiciales para garantizar las partidas ya asignadas por el presupuesto nacional”, agrega el texto que firmaron Damian Bernarte (San Francisco), Daniel Passerini (Córdoba), Eduardo Accastello (Villa María), Emiliano Durand (Salta), Guillermo Montenegro (Mar del Plata), Javier Martinez (Pergamino), Jorge Jofré (Formosa), Juan Manuel Llamosas (Río Cuarto), Juan Pablo Poletti (Santa Fe), Marcos Ferrer (Río Tercero), Mariano Gaido (Neuquén), Pablo Javkin (Rosario), Pablo Petracca (Junín), Raúl Jorge (San Salvador de Jujuy), Rosario Romero (Paraná), Roy Nikisch (Resistencia) y Santiago Passaglia (San Nicolás).

En la misiva difundida por los mandatarios municipales también aclaran que si se “sostiene la inequidad con el AMBA, ya que la eliminación solo está planteada para el interior”, presentaran una acción judicial en contra del Ejecutivo nacional.

Asimismo, indicaron que el accionar del Gobierno deberá haber sido de otro modo y sostienen que si bien es un esquema posible el subsidio directo a los pasajeros y no a las empresas, esto tiene que “ser estudiado en profundidad para establecer el universo de quién es sujeto pasible de recibir dicho subsidio” y no “hacerlo de manera improvisada, porque puede implicar dejar sin transporte público a millones de argentinos del interior”.