Máximo Kirchner apuesta a reunificar el PJ bonaerense para enfrentar el “ajuste criminal” de Javier Milei

El Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires, liderado por Máximo Kirchner, denunció un “ajuste criminal” por parte del gobierno de Javier Milei y advirtió sobre el deterioro del orden constitucional. En una cumbre partidaria en Cañuelas, Kirchner, junto a dirigentes peronistas, reclamó el envío de fondos a las provincias y la regularización de la obra pública como respuesta a las políticas del gobierno libertario.

A pesar de las presiones internas, Máximo Kirchner no renunciará a la jefatura partidaria y busca la unidad del peronismo bonaerense. En una reunión con Axel Kicillof, acordaron convocar a Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa para organizar una resistencia frente al gobierno de Milei. Este movimiento se da en un contexto de tensiones internas y surgimiento de nuevos liderazgos dentro del partido.

El PJ bonaerense emitió un comunicado denunciando prácticas antidemocráticas del gobierno de Milei y exigiendo la restitución de fondos para las provincias y la continuidad de las obras públicas suspendidas. Además, repudiaron los constantes agravios y descalificaciones proferidos contra diversas instituciones y sectores de la sociedad.

Mientras tanto, el gobernador Axel Kicillof se mantiene al margen de la conducción partidaria, aunque colabora en la convocatoria para organizar la resistencia frente al gobierno libertario. Kicillof avaló un proyecto de ley respaldado por Cristina Fernández de Kirchner y tendió puentes con Máximo Kirchner en busca de unidad interna.

El escenario político en la provincia de Buenos Aires se torna cada vez más complejo, con tensiones internas en el peronismo y un contexto de confrontación con el gobierno de Milei. Ante este panorama, dirigentes y referentes peronistas buscan consolidar una estrategia conjunta para enfrentar las políticas del oficialismo.