El principal gremio petrolero le soltó la mano al Gobierno de Chubut y dijo que no frenará la actividad

Marcelo Rucci, secretario general del principal sindicato petrolero de Argentina asumió una posición distante al conflicto político que enfrenta al presidente Javier Milei y al gobernador de Chubut, Ignacio Torres por los Fondos de Coparticipación.

Ignacio Torres ratificó este fin de semana que la provincia no entregará ni petróleo ni gas y confirmó que esta tarde habrá una reunión clave entre mandatarios patagónicos para tomar “una medida en cojunto”, tras los cruces con el gobierno nacional por los fondos retenidos por el Presidente en medio de la crisis económica.

“No vamos a dar ni un paso atrás”, consignó Torres en advertencia al Gobierno nacional. “No es una decisión personal, sino de toda la ciudadanía de la provincia. Es un desprecio pocas veces visto. No conozco ningún antecedente de un presidente que desprecie tanto a las provincias, más allá de lo personal, lo chabacano y la falta de respeto”.

LAS PROVINCIAS UNIDAS DEL SUR

Las provincias son preexistentes a la Nación y merecen respeto. Nadie puede someterlas ni extorsionarlas con amenazas de restricción de fondos públicos que les pertenecen por derecho propio.

Este viernes, los gobernadores de Juntos por el Cambio respaldaron a Ignacio Torres.

En un comunicado conjunto, los mandatarios expresaron su “total respaldo y apoyo” a Torres y al pueblo de Chubut “en este duro momento por el que están pasando”.

El comunicado fue firmado por el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Macri; y los gobernadores de Chaco, Leandro Zdero; de Corrientes; Gustavo Valdés; de Entre Ríos, Rogelio Frigerio; de Jujuy, Carlos Sadir; de Mendoza, Alfredo Cornejo; de San Juan, Marcelo Orrego; de San Luis, Claudio Poggi; y de Santa Fe, Maximiliano Pullaro.

“Quitarle a una provincia más de un tercio de su coparticipación es una acción criminal que persigue el objetivo deliberado de hacer sufrir a sus habitantes para de este modo forzar a su gobierno a adoptar determinadas decisiones políticas. Es una medida extensiva y disolutoria del sistema federal. Ningún gobernador lo va a consentir ni permitir porque se juega la existencia misma de la República Argentina”, denuncia la misiva.

Este último ha amenazado con paralizar la producción de hidrocarburos en la región si el gobierno nacional no resuelve la disputa sobre los fondos coparticipables que reclama la provincia.

Rucci afirmó que el sindicato de petroleros privados de Neuquén, Río Negro y La Pampa no se sumará a las medidas de fuerza impulsadas por Torres, manteniendo así la actividad en la cuenca Neuquina y, en particular, en el yacimiento de Vaca Muerta. “No desconocemos la legitimidad del reclamo, pero es un conflicto que debe resolverse por los canales correspondientes, ya sea por la política o directamente en la Justicia”, afirmó Rucci en declaraciones al medio especializado EconoJournal.

La posición del sindicalista revela una incomodidad latente entre los dirigentes sindicales, quienes prefieren no involucrarse en una disputa que consideran ajena a sus intereses directos. Esta decisión podría dejar aislado a Torres, especialmente si se considera el peso que tiene Neuquén en la producción petrolera nacional y la influencia de Rucci en el sector.

El conflicto surge en un momento donde la industria petrolera argentina enfrenta desafíos significativos, y la estabilidad en la producción de Vaca Muerta es vista como crucial para el futuro energético del país.