Diputados y senadores aumentan un 30% sus dietas y pasan a cobrar más de $ 2,5 millones

A pesar de la parálisis del Congreso tras el fracaso de la Ley Ómnibus, los legisladores han decidido aumentarse sus dietas en un 30%, en línea con la suba otorgada a los empleados legislativos y a las paritarias del sector privado durante el primer bimestre del año. 

Con este aumento, los diputados recibieron un importe neto de $2.174.887 en febrero, a lo que se suma el pago por desarraigo de $464.090,29. Mientras que en enero, las dietas estuvieron en $1.699.000 y $323.789,25 por desarraigo.

Esta actualización en las dietas se da a partir de la denominada “Ley de Enganche”, que desde 2011 le permite a los diputados y senadores recibir el mismo incremento otorgado al personal del Congreso. Esta vez, el aumento acumulativo fue de casi 30%, dividido en dos cuotas de 16% en enero y 12% en febrero.

El acuerdo entre las autoridades del Congreso, la Asociación del Personal Legislativo, ATE Congreso y UPCN se cerró el pasado 22 de febrero. Con respecto a los salarios que regían hasta diciembre, el sueldo más bajo de los empleados del Congreso pasó a ser de casi $407.000 en la categoría 13, mientras que el más alto será el sueldo bruto correspondiente a un director de comisión, que se ubicará en $1.443.632.

La resolución que confirma el aumento a los empleados del Congreso fue firmada por el presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, y la titular del Senado, la vicepresidenta Victoria Villarruel. Sin embargo, el aumento de las dietas de los legisladores nunca fue informado públicamente.

Tras conocerse la noticia, la mayoría de los diputados optó por el silencio. Sólo se pronunciaron los diputados de la izquierda: “El aumento (silencioso) de las dietas de diputados y senadores demuestra una vez más que eso de que ‘el ajuste lo paga la casta’ siempre fue un verso”, expresó Nicolás del Caño a través de su cuenta en X.

Los senadores, según registros anteriores, cobraban una dieta superior a los $900 mil, más unos $200 mil en desarraigo y gastos de representación, ambos valores que no se habían actualizado desde mayo del año pasado. En tanto, en un sitio web de Diputados figura una liquidación correspondiente a marzo de 2023 con una dieta de casi $1 millón.

El aumento de las dietas siempre ha generado polémica, y el año pasado, la posibilidad de un aumento del 118% para los legislativos generó un fuerte debate en medio de la crisis económica. 

En 2022, Cristina Kirchner y Sergio Massa decidieron compartir el costo político de la suba en las dietas, y se acordó que cualquier incremento debería ser votado en el recinto, aunque esta condición fue levantada posteriormente y el aumento nunca fue oficializado por una resolución de las autoridades de la cámara.