Escala la tensión por Malvinas: Cancillería citó a la embajadora británica por el uso marítimo

Tras la visita de David Cameron al territorio y la ampliación unilateral del espacio marítimo por parte de Reino Unido, el Gobierno convocó a Kirsty Hayes para que brinde explicaciones ante el accionar en las islas Georgias y Sandwich del Sur.

La ministra de Relaciones Exteriores, Diana Mondino convocó a la embajadora del Reino Unido, Kirsty Hayes, para trasmitir su “preocupación” ante la toma de decisiones unilaterales sobre el territorio continental de las Islas Malvinas.

Se transmitió las preocupaciones generadas por la reciente visita del Secretario Cameron a las Islas Malvinas y las iniciativas y anuncios realizados en las últimas semanas”, revelaron desde el entorno del secretario de Relaciones Exteriores, Leopoldo Sahores, quien encabezó el encuentro.

Los reclamos por parte de Argentina tienen que ver con una serie de decisiones unilaterales sobre el uso marítimo de la región de las islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur, que han elevado la tensión con Reino Unido, incluso la Canciller había enviado una nota a Londres solicitando explicaciones durante la semana pasada.

Al parecer la decisión del Reino Unido de ampliar el espacio marítimo de las islas del Atlántico Sur, enrareció el diálogo entre naciones que venía siendo fluido, pues el gobierno de Javier Milei no quiere que la causa Malvinas enturbie el intercambio comercial y diplomático con el país europeo.

Sin embargo, existen líneas internas en La Libertad Avanza que insisten en que Mondino aplique una política más ofensiva ante los abusos de los británicos en el territorio continental, que además conllevarán a una explotación de los recursos naturales mucho mayor.

De hecho, el pasado sábado la Canciller visitó el programa de Mirta Legrand y al ser consultada por la conductora “¿Qué dice Cameron cuando vos hablás y le decís las Malvinas son nuestras? ¿Qué te dice?”, Mondino solo se limitó a responder: “Te lo digo en inglés. We agree to disagree, estamos de acuerdo en que no estamos de acuerdo”, dejando en claro la postura de Gran Bretaña.