Adorni respondió las críticas por la ola de despidos en el Estado: “No veo la preocupación”

El vocero presidencial deslizó que “es probable” que se produzcan “miles” de bajas más, ya que aseguró que la cuestión es ir “contra el empleo militante”

Ante las críticas que recibió la gestión libertaria, sobre todo de parte de los sindicatos públicos y de la oposición, por la ola de despidos que lleva a cabo en la administración pública, el vocero presidencial, Manuel Adorni, defendió este miércoles la línea de acción. Dijo que todo se basa en ir “contra el empleo militante” y aseguró no ver la preocupación que genera el tema. Incluso, deslizó que es probable que se den “miles” de desvinculaciones más.

“A nadie que esté trabajando, y sea útil al Estado y a la gente, se le va a dar de baja el contrato. No veo por qué tenga que haber preocupación. Nadie que trabaje se va a quedar sin trabajo. Estamos en contra del empleo militante que le hizo y le hace daño a la Argentina, le hace mucho daño al empleado que trabaja y cada día se levanta para darlo todo, a quien se lo ha ninguneado y maltratado muchas veces. Estamos a favor de ellos, no en contra de los otros”, sostuvo el portavoz del presidente Javier Milei en su tradicional conferencia de prensa.

En ese encuentro con periodistas, que comenzó más tarde por “problemas técnicos” que hacían tambalear la conexión satelital a causa de la tormenta, Adorni ratificó que se dejará fuera de las filas públicas a quienes hayan ingresado “por haber sido militantes” o a quienes no presten funciones. ”Hay un trabajo puntilloso y quirúrgico para que nadie que tenga que seguir en su puesto quede apartado”, aclaró sin embargo.

Luego de la noticia que se conoció el martes sobre cierre del Instituto Nacional de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena (Inafci), lo que implica el despido de 900 personas, el funcionario indicó: “No veo la preocupación. No hay nada malo en que el contribuyente deje de pagar por empleo militante, que no es empleo, es venir a ocupar un espacio para llevarse una retribución que no corresponde”.

Consultado sobre el número de bajas que pueden producirse de acá hacia adelante evitó precisarlo, ya que alegó “no saberlo”, pero admitió que “es probable” que sean miles.

Por otra parte, el vocero volvió a respaldar el programa económico y tildó como “un éxito” ya haber alcanzado el déficit cero, algo que obsesionaba al Presidente desde su desembarco en el Ejecutivo. En ese aspecto, emitió también una fuerte réplica cuando le preguntaron si este plan no era equiparable al que aplicó José Alfredo Martínez cuando fue ministro durante la última dictadura militar.

“Somos liberales, por lo tanto absolutamente opuestos a lo que puede ofrecer un gobierno militar. No quita que haya números con semejanza, lo que no nos hace una dictadura. Sería bueno superar esa definición. No tenemos nada que ver con el gobierno militar en ninguna de sus vertientes. No es bueno que nos comparen”, respondió el portavoz.

Asimismo, en la previa del 24 de marzo, Día de la memoria por la verdad y la justicia, marcó en un paralelismo con la gestión anterior de Alberto Fernández: “Lejos estamos de ser un gobierno militar. Y de hecho no hay nada peor para la gente que un gobierno que te empobrece, te quita educación, te encierra… Que hace llegar vacunas a quienes no tienen la prioridad de vacunarse, que destruyó el sistema jubilatorio y energético, el Banco Central, que despedazó a la Argentina y le quitó la dignidad a mucha gente”.

Y para cerrar indicó: “En lugares donde hace 40 años gobiernan los mismos, cada día que llueve la gente pierde lo que tiene en sus casas. Sería bueno ver para adelante y dejar de compararnos con cosas con las que no se nos puede comparar”.