El oficialismo postergó la negociación con los gobernadores y proyecta tratar la Ley Bases en abril

Sesión en la camara de Diputados Ley Omnibus Foto Federico Lopez Claro

El Gobierno postergó la negociación con los gobernadores y apunta a tratar la nueva “Ley Bases” en la Cámara de Diputados recién a mediados de abril. Según fuentes de la Casa Rosada, la premisa es que el proyecto desembarque en la Cámara baja con todos “los acuerdos cerrados” de antemano.

“Suponemos que lo remitiremos en unas dos semanas, cuando estén listos los consensos”, confió una muy alta fuente de la Casa Rosada a LA NACIÓN.

La nueva estrategia oficial difiere de la que se había trazado en enero, cuando se envió al Congreso un megaproyecto de 600 artículos, que resultó en un complicado proceso de negociación y votación. Esta vez, se espera llegar al Congreso con un proyecto nuevo de unos 200 artículos y con un sólido consenso con los bloques aliados y los gobernadores. 

Tras las reuniones con los bloques de la oposición dialoguista, ahora el foco está en los gobernadores, a quienes se planea convocar para avanzar en el acuerdo. Para ello, el Gobierno distribuyó “borradores” de las dos iniciativas (la “ley Bases bis” y la “Ley de Medidas Fiscales Paliativas y Relevantes”) entre las bancadas aliadas y los mandatarios provinciales.

Según trascendió, la Casa Rosada trabaja en una convocatoria a los ministros de gobierno de las provincias. Por el momento, aún no se habría decidido si se llamará a todos los distritos juntos o se irá por grupos.

Según adelantó TN, el Ejecutivo planea que las comisiones de Economía y de Gobierno sean citadas para después de Semana Santa, aunque por ahora tampoco hay fechas confirmadas.

El secretario de Hacienda, Carlos Guberman, liderará la primera y se encargará de negociar los detalles del pacto fiscal con los ministros económicos provinciales. Mientras que la segunda será encabezada por un integrante del Ministerio de Interior y uno de jefatura de gabinete –aparentemente Lisandro Catalán y José “Cochi” Rolandi– con los ministros de Gobierno del interior.

Recién una vez superada esta instancia política, está previsto que las carteras económicas de las provincias sean citadas por el Ministerio de Economía para analizar el impacto del paquete fiscal a nivel técnico. “Lo primero es sacar la ley Bases. La iniciativa fiscal es para tratar con las provincias y como parte de camino al Pacto de Mayo”, dijo hoy un colaborador de la Casa Rosada.

En cuanto al contenido, todos los bloques que se reunieron con los funcionarios expresaron la urgencia de cambiar la fórmula previsional lo antes posible. A pesar de la presión en el Congreso, circuló la posibilidad de separar el cálculo jubilatorio de la ley Bases y anticiparlo mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU). Sin embargo, esta mañana, después de la reunión de gabinete en Casa Rosada, el Gobierno descartó esa idea.

En relación al paquete fiscal, el aspecto más controvertido es el impuesto a las Ganancias y la discusión involucra a los gobernadores patagónicos. 

Según el borrador del paquete fiscal, el Gobierno propuso restablecer el impuesto a los ingresos de la cuarta categoría con una base no imponible de $1.100.000. Esta propuesta implicaría que 1,5 millones de personas comiencen a pagar el impuesto sobre el salario. Los gobernadores de las provincias más australes rechazan esta propuesta debido al impacto que el impuesto tiene en sus poblaciones, que tienen salarios más altos que en el resto del país.