El Gobierno despidió a dos funcionarios de Turismo con sueldos cercanos a USD 10 mil

En línea con su política de reducción del gasto público y del achicamiento de la planta de empleados públicos del Estado nacional, el vocero presidencial, Manuel Adorni, anunció que el Gobierno despidió a dos funcionarios de Turismo que desde hace años cobraban sueldos cercanos a los USD 10 mil dólares.

A través de su habitual conferencia de prensa, este viernes, el funcionario comunicó: “Se tomó la determinación de despedir a dos funcionarios de la cartera de turismo: un delegado de turismo en Miami y otro en París”.

Adorni detalló que “en el primer caso, el delegado de Miami, tenía un salario mensual de 13 mil dólares desde hacía 31 años”; mientras que el segundo, “percibía desde hace 11 años unos 9 mil dólares por mes”. De esta manera, si se multiplican esos salarios por la cantidad aproximada de meses que se desempeñaron en esos cargos, el monto supera los 4,5 millones de pesos.

“Se les dio curso a estos despidos, parte del gran delirio que se encontró en la querida República Argentina”, cerró el vocero, evitando brindar mayores detalles sobre la identidad de los funcionarios.

Sin embargo, según trascendió en una investigación realizada por Clarín, uno de los funcionarios era Eduardo Piva, quien se presentaba como agregado para Asuntos de Turismo en Miami y recibía una remuneración bruta mensual de 11.547.101 pesos y neta de 11.518.694 pesos.

En tanto, la segunda persona despedida se trataba de Luciana Sola de Suquet, nombrada en la embajada argentina en París en 2007, con un sueldo mensual, aporte, retenciones y aguinaldo de 8.257,51 euros.

De acuerdo al Gobierno, esta decisión fue presentada por el actual secretario de Turismo, Daniel Scioli, quien elevó la propuesta como parte de una “reestructuración y reducción de gastos”.

Según comentaron funcionarios consultados por Clarín, en la Casa Rosada dijeron que “las nuevas autoridades de Inprotur vienen trabajando con el área Jurídica del Ministerio del Interior. Se le envió al secretario Daniel Scioli un informe sobre las delegaciones argentinas en el exterior y sobre la situación financiera”.

En ese sentido, fue Scioli quien presentó ese informe en Interior, con una nota a la canciller Diana Mondino, a fin de pedir la clausura de la delegación turística en la embajada de Argentina en Francia. Finalmente, el funcionario notificó al ministro Francos para que se dieran las bajas correspondientes.