Guillermo Francos recibió a referentes del PRO para avanzar en las negociaciones por la Ley Bases

Este lunes por la tarde, el ministro del Interior, Guillermo Francos, mantuvo una intensa agenda de reuniones cruciales con destacadas figuras políticas tanto del oficialismo como de la oposición con el objetivo de limar asperezas y cerrar acuerdos en torno a la Ley Bases y el paquete fiscal que el gobierno de Javier Milei desea aprobar en el Congreso.

Esta serie de negociaciones, que se encuentran en su recta final, buscan sobre todo resolver las diferencias en temas sensibles como el impuesto a las Ganancias.

El jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri, fue uno de los primeros en llegar a la Casa Rosada para dialogar con Francos. Aunque el encuentro no abordó los fondos de coparticipación, tema de interés para Macri, sí se discutieron aspectos relevantes de las reformas propuestas y otros asuntos vinculados a la ciudad. 

El mandatario porteño tenía previsto participar del encuentro programado con gobernadores del partido amarillo que se iba a realizar con el ministro. Sin embargo, esta reunión fue suspendida por problemas en la agenda de algunos de los invitados. 

Tras enterarse de la decisión de Francos de postergar ese cónclave para el próximo 4 de abril, Macri se comunicó con el ministro y le propuso mantener una conversación individual para adelantar algunos de los puntos que se van a discutir la semana próxima.

Finalmente, el titular de la cartera de Interior aceptó la recomendación y lo recibió en su oficina junto al subsecretario de Gestión Institucional de la Secretaría General de la Presidencia, Eduardo “Lule” Menem.

Una hora después del encuentro con el mandatario porteño, Francos recibió a los diputados Cristian Ritondo, Silvia Lospennato y Silvana Myriam Giudici del bloque PRO, en una sesión que contó con la presencia de altos funcionarios del gobierno, entre los cuales estuvieron el jefe de Gabinete, Nicolás Posse; el secretario ejecutivo de Gobierno, José Rolandi; el secretario de Interior, Lisandro Catalán; el secretario de Hacienda Carlos Guberman, y el presidente de la Cámara baja, Martín Menem. 

De esta manera, el oficialismo busca alcanzar un amplio consenso entre todos los sectores antes de enviar la nueva Ley Ómnibus al Congreso, para evitar que la oposición vuelva a rechazarla, como ocurrió a principios de febrero pasado.

Una de las piedras de toque en las negociaciones es el impuesto a las Ganancias, con opiniones encontradas entre los gobernadores del norte y del sur del país. Mientras los primeros abogan por una reducción en la cuarta categoría del impuesto, los segundos se oponen firmemente. 

A través de un grupo de Whatsapp denominado “23 gobernadores y 1 jefe de Gobierno”, el cual fue pedido por el bonaerense Axel Kicillof, quien remarcó que el nombre del cargo de Macri no es el mismo que el del resto de sus colegas; se debate intensamente sobre cómo proceder con las propuestas del Gobierno.

Por su parte, el Gobierno observa de cerca que los mandatarios locales se pongan de acuerdo. Sin embargo, las autoridades nacionales tratan de intervenir lo menos posible y ya dejaron clara su postura: el impuesto tiene que volver a modificarse, ya que es necesario aumentar la recaudación.

En esta línea, algunos líderes regionales, como es el caso del mendocino Alfredo Cornejo, propusieron algunas alternativas para tratar de llegar a un punto intermedio, como volver a bajar el piso a partir del cual se empieza a pagar este gravamen, pero con escalas que sean más progresivas, de manera tal que se cobre más a medida que el sueldo es mayor.

Este martes, Francos viajará a Salta invitado por los gobernadores del Norte Grande, que le propusieron participar de una de las reuniones que suelen mantener. Allí estarán Raúl Jalil (Catamarca), Leandro Zdero (Chaco), Gustavo Valdés (Corrientes), Gildo Insfrán (Formosa), Carlos Sadir (Jujuy), Ricardo Quintela (La Rioja), Hugo Passalacqua (Misiones), Gerardo Zamora (Santiago Del Estero), Osvaldo Jaldo (Tucumán) y el anfitrión, Gustavo Sáenz.

En tanto, el próximo 4 de abril se reunirá con todos los mandatarios provinciales que integraban Juntos por el Cambio, por lo que además de volver a ver a Macri, Zdero, Valdés y Sadir, también dialogará con Cornejo y con Maximiliano Pullaro (Santa Fe), Ignacio Torres (Chubut), Rogelio Frigerio (Entre Ríos), Marcelo Orrego (Chubut) y Claudio Poggi (San Luis).

Así, una vez que finalicen esos encuentros, el ministro del Interior habrá vuelto a negociar por separado con casi todos los gobernadores y solamente le faltarían aquellos que son más críticos de la actual gestión nacional, como Kicillof, Martín Llaryora (Córdoba), Sergio Ziliotto (La Pampa) y Gustavo Melella (Tierra del Fuego).